Primer clásico de occidente en la historia

Por: Clayton Vanega

El torneo Gatorade College Cup ya cuenta con su clásico occidental entre el Colegio Bautista Santa Ana y el Colegio Salesiano San José como protagonistas; ambos dejaron todo en la cancha la mañana del 30 de marzo para intentar coronarse como el rey de occidente, aun así este intento fue en vano por parte de ambas escuadras ya que, sorpresivamente, el marcador final fue 1-1.

El partido se llevó a cabo dentro de las instalaciones del Colegio Bautista quien, como local, parecía tener ventaja al conocer su área de juego y obtener 3 valiosos puntos que, en cuentas finales, se redujeron a uno. Por otro lado los Salesianos santanecos esperaban obtener la victoria en este grandioso evento.

Así, con la tensión llenando el área de juego, arranco un partido muy reñido donde ambos bandos buscaban la oportunidad de gol en todo momento.

Los primeros 45 minutos entregaron un verdadero espectáculo al público santaneco, que, poco a poco, fue aumentando su emoción, ansias y expectativas respecto a sus equipos favoritos.

El Colegio Bautista ejerció una fuerte presión sobre el San José durante todo el partido, teniendo varias oportunidades de gol en los primeros 45 minutos mediadas desde el fondo por Alan Peñate, una pieza clave del local. Así mismo el Colegio San José sentía su corazón latir cuando, en múltiples oportunidades, Alejandro Mendoza llevaba el esférico hacia la portería de su rival; lastimosamente nunca hubo una definición de gol.

Antes de que el árbitro cortara el primer tiempo, veíamos ya un marcador muy comprometedor, ya que alrededor del minuto 30, el portador del número 12 del Colegio Bautista había anotado el primer (y único) gol a favor de su equipo en una jugada dentro del área de su contrincante, con un balón libre y una excelente angulación.

En la segunda mitad del partido el árbitro indicó la pena máxima a favor del Colegio Salesiano San José, una decisión muy discutida entre los fanáticos y jugadores del Colegio Bautista. Como resultado, José Díaz anotó desde el punto penal el gol que le conferiría a su equipo un punto tan anhelado.

Al finalizar el partido, ambas escuadras se saludaron amistosamente, demostrando aquella regla de oro futbolístico: lo que sucede en la cancha, se queda en la cancha; lo cual fue muy valioso considerando la gran cantidad de roces, golpes y tarjetas que se presenciaron en el encuentro.

Hubo un total de 8 tarjetas amarillas: 5 del Bautista y los 3 restantes del San José; además se tuvo la expulsión por doble amonestación de Juan Ayala, jugador salesiano.

Este partido estuvo lleno de emociones, un partido totalmente deleitante y difícil para ambos bandos con un empate como resultado de ello. En definitiva, un clásico occidental.

Gatorade College Cup, Una oportunidad real.

Inicia una conversación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.